Arxius de Categoria: Blog

Pautes per l’estrès i ànim baix

estres, depresión, estado de ánimo

 

A continuació us oferim algunes pautes a tenir en compte per la salut emocional, sobretot infereix en l’estrès i l’ànim baix. 

  • En general, dieta rica en fruita i verdura, fruits secs al natural i pobre en làctics, carns i dolços.
  • Augmentar el consum d’ aigua fora d’àpats (natural o en infusió) fins a 1.5 l al dia. L’astènia s’agreuja si es beu poca aigua al llarg del dia.
  • Fer 5 àpats diaris.
  • Dejú de 12h a la nit, per depurar toxines.
  • Aconsellem aliments precursors de la serotonina (neurotransmissor cerebral que actua com a tranquil·litzant…) o rics en triptòfan (aminoàcid essencial precursor de la serotonina): ous, peixos, llegums (soja), fruits secs, cereals integrals, fruites (plàtan, pinya, alvocat) i xocolata negre.
  • Aliments rics en magnesi per afavorir un bon metabolisme del triptòfan: plàtans, nous, llegums, verdures de fulla verda, cereals integrals, germen de blat, cacao.
  • Alimentació rica en vitamines del complex B per produir energia, enfortir el sistema immunològic i mantenir sa el sistema nerviós: verdures de fulla verda, germen de blat, peixos, ous, llegums (soja, llenties, pèsols…), algues, jalea real, fruits secs, llevat de cervesa i cereals integrals (arròs,avena i blat), shitake sec.
  • Aliments rics en zinc com germen de blat, formatges, rovell de l’ou, sardines, carn magra.
  • Omega 3-6-9: Tenen un efecte calmant en el cervell, milloren l’ànim i la concentració. En general afavoreixen la salut del Sistema Nerviós, regulen els estats emocionals i reforcen el Sistema Immune. Aliments com peix blau i peix gras: salmó, sardina, oli de peix, arengada, verat, seitó, palometa, sorell, tonyina, anxova… Marisc: musclos, ostres, escopinyes… Fruits secs: nous, avellanes i pipes de carbassa. Carbassa, cànem, lli, Chia i germen de blat. Espinacs, col, enciam i bròquil. Oli d’oliva (el que conté l’omega 9).
  • Evitar bolleria industrial, aliments precuinats, fregits, embotits, congelats i greixos saturats. Són aliments rics en grasses trans, sucres, sal, additius i conservants. En el moment poden crear una falsa sensació de benestar i energia però són aliments desaconsellats ja que després fan una hipoglucèmia reactiva i acidifiquen l’organisme.
  • No saltar-se cap àpat, fer 5 àpats al dia (mig matí i mitja tarda una infusió i fruita, iogurt de soja o torradetes d’arròs)
  • Les endorfines que es segreguen amb l’exercici físic ajuden a millorar l’estat d’ànim.
  • Sortir a caminar i estar en contacte amb la natura en hores de llum solar. El Sol és un antidepressiu natural.
  • Caminar descalç diàriament durant uns minuts, si pot ser en contacte directe amb el camp electromagnètic de la terra, (gespa…) ens equilibra i regula el propi camp electromagnètic.
  • Dedicar 30’ diaris a estar amb un mateix, escoltant el propi cos i facilitant la tranquil·litat mental. (meditació, mindfulness…)
  • Acabar la dutxa amb aigua freda per activar la circulació sanguínia, ajudant també a eliminar toxines (començar pels peus i primer el dret).

 

  • Molts cops en situacions de depressió no es digereix bé els aliments, en aquest cas un bon remei és: suc natural de pinya i papaia 20 minuts abans dels àpats, kefir de cabra i/o una cullera de picles.

El Massatge Conscient i els seus Beneficis

exemple

El Massatge Conscient és la suma d’un estat de Presència o atenció plena, i el tacte conscient. Aquesta manera de viure el massatge és una oportunitat per posar en pràctica el tacte conscient, connectar amb el cos, prendre consciència corporal i també energètica. És una oportunitat per a l’auto-connexió en l’auto-massatge, i també per a la connexió amb una altra persona en el massatge.

“Les mans són una extensió del cor”.
“Allò que toquem amb les mans, és tocat des de l’ànima”

A cada ocasió en què practiquem el Massatge Conscient, obrim les portes a un espai de Presència, convidant a l’organisme a un estat meditatiu, que ens permet trobar la relaxació i també la nostra pròpia intuïció per guiar-nos en donar i gaudir del massatge. També obrim les portes a qualsevol emoció que es trobi present en l’organisme en el moment del massatge; convidem a que qualsevol paisatge que estigui transitant cada persona en el moment present, es permeti i es pugui expressar de forma lliure i natural. Per tant, és molt important crear i conservar un espai d’acollida i respecte, que permeti abraçar i sostenir les necessitats de cada persona.
Així es posa de manifest la connexió entre els diferents nivells de l’organisme i a favor de la salut: física, mental, emocional, energètica i espiritual.

“La respiració ens connecta; ens apropa al nostre interior”

Portem especial atenció a la respiració durant la pràctica del Massatge Conscient. La respiració ens permet conservar l’estat de Presència i la consciència en el cos. També és l’element principal que ens permet auto-connectar durant l’auto-massatge, i connectar amb l’altra persona durant el massatge.

En el cas del Massatge Conscient, és important també el paper actiu de la persona que rep el massatge. Aquesta persona pot ser guiada per la persona que el dóna. D’aquí la importància de la connexió i la comunicació. A més de la respiració i el tacte, també és útil la mirada, ja que és a través de la mirada que les persones, sense necessitat de la paraula, poden comunicar-se durant el massatge, i també connectar d’una manera íntima i profunda.

“És en la mirada que hi trobem allò que el cor veu”

“La mirada connecta els nostres Universos interiors … per això durant l’auto-connexió podem tancar els ulls per dur la mirada cap a dins, i durant la connexió amb l’altra persona els podem obrir per connectar des d’aquí, des d’un espai de Presència i escolta respectuosa”

El massatge, en funció del seu tipus i context, pot implicar les mans i també altres parts del cos, com els colzes i els avantbraços. De fet, pot incloure tot el cos, tant en tocar com en ser tocat, en funció de la intimitat a la qual ens obrim, el context en què ens trobem, i especialment la forma, la qualitat de l’energia i el lloc des d’on el fem, és a dir, la nostra actitud, tant en rebre com en donar el massatge.

El massatge inclou, a més del cos, i de forma especial, el component energètic i de salut integral de la persona. Cal recordar la connexió ment-cos-emoció-energia.

L’AUTO-MASSATGE, UNA MANYAGA PER A L’AUTO-SALUT A L’ABAST DE TOTHOM

L’auto-massatge és per a nosaltres una àrea important dins la cura de l’Auto-Salut, i que també cultivem amb especial atenció durant la pràctica del Qigong o Chikung; individualment, en parella i en grup. L’auto-massatge consisteix a utilitzar diferents tècniques i recursos, com percussions (digital, palmar…), pinçats, esllavissades, amassaments, mobilitzacions (rotar, bressolar), i estiraments. Així també el cervell posa en marxa el seu hemisferi dret, activant la creativitat. Es tracta d’oxigenar les zones on apliquem o ens auto-apliquem el massatge, en qualsevol de les seves formes. Pots explorar amb tu mateix/a, amb la teva parella, amb els teus fills/es… sempre amb respecte i responsabilitat.

A continuació, et convido a practicar un auto-massatge a casa.

ORIENTACIONS DE L’AUTO-MASSATGE:

Tipus: suau, tranquil · Nivell: bàsic · Durada: 15′ (pots utilitzar una alarma per no estar pendent del temps) · Beneficis: calma, tranquil·litat, baixar revolucions, baixar pulsacions, cultivar la presència, atenció plena o mindfulness · Postura: còmoda, preferiblement tombat/da (alternativa/variació: assegut/da), primer boca amunt (decúbit supí) i després boca avall (decúbit pron) · Mans: relaxades · Dits: relaxats, sense tensió · Observacions/Recomanacions: compassar la velocitat del moviment amb el ritme de la teva respiració

PASSOS PER A L’AUTO-MASSATGE:
Et convido a:

1) Situar-te còmodament

2) Porta l’atenció al moment present, al teu cos

3) Seguir el teu propi ritme de la respiració

4) Ajuntar els palmells de les mans en Namasté (palmell amb palmell i dits estirats)

5) Fregar les mans per escalfar-les i activar l’energia vital (2′)

6) Posar les mans sobre el Hara o Dan Tian (punt interior, 3 dits per sota del melic) durant al menys 2′ amb els ulls tancats [Les dones, amb la mà esquerra sobre la dreta. Els homes, amb la mà dreta sobre l’esquerra]

7) Iniciar la pràctica de l’auto-massatge portant l’atenció a l’energia, la mirada i les mans a cada lloc del cos que sentis en aquest moment present que necessita de la d’aquesta Presència. Simplement posar les mans aquí i sostenir el moment present, respirant profundament, i portant simbòlicament l’aire (energia, Chi) a aquesta mateixa zona. Recorda: inhalo = expandeixo, exhalo = relaxo

8) Donar les GRÀCIES

Prova aquest auto-massatge durant una setmana i explica’ns com t’ha anat, deixant en aquest bloc els teus comentaris, i compartint en les nostres xarxes socials.

Gràcies per formar part de la comunitat SOMUN. Gràcies per SER i estar. Gràcies per ser un. SOMUN. Fes-te massatge, cuida’t, mima’t.

Cesc Aromir
Terapeuta + PNL | Comunicador | Quiromassatgista

+ INFO i contacte a www.cescaromir.com i a www.somun.es

 

El Sexo según la Medicina Ayurveda

Uno de los rasgos destacables del hinduismo es la importancia que se da a la estructura familiar. Esta estructura se caracteriza entre otros aspectos por la práctica de la monogamia. Según la medicina Ayurveda podríamos encontrar un sentido a este valor tan arraigado en la sociedad hindú.

En Ayurveda al último de los siete tejidos que forman el cuerpo se le llama “shukra dhatu” y representa el tejido reproductivo. En el hombre es el esperma y en la mujer el flujo vaginal. Este tejido representa la base de nuestro sistema inmune y se forma después de que los seis tejidos anteriores hayan recibido los nutrientes necesarios. Por este motivo, cuando hay una relación sexual entre un hombre y una mujer el intercambio energético que se produce es muy importante ya que están entrando en contacto la esencia de los tejidos de las dos personas.


A nivel energético, cuando se tiene una relación sexual, el hombre representa la energía cósmica masculina o “shiva” que es la encargada de absorber parte de los karmas de la mujer, ayudando a elevar su conciencia a través de su pene. Y ahora hagamos un paréntesis para hablar de la importancia de la forma fálica:
Muchos templos que veneran a Shiva se construyen formando la estructura de un falo a la que llaman “lingam”, ya que consideran que ayuda a conectar con la vibración de esta deidad. Y, por otra parte, curiosamente la estructura para generar energía atómica que utilizan las centrales nucleares es la misma que la de un lingam (artículo al final). ¿Casualidad? Evidentemente que no.

En cambio, la mujer representa la energía cósmica femenina y ésta es la encargada de ayudar al hombre a anclar su conciencia a la tierra. De esta forma se cierra el círculo energético (masculino sube, femenino baja). Pero de igual manera que el hombre se queda con los karmas de la mujer, ésta adquiere la información espiritual del hombre. La diferencia es que los malos karmas pueden limpiarse realizando buenas acciones y aplicando las diferentes técnicas que nos ofrece la filosofía del Yoga. Pero una energía espiritual densa, queda anclada en la memoria celular de la mujer, siempre que ésta haya tenido contacto directo con su esperma (dejo artículo relacionado al final). Por este motivo, es muy importante, sobre todo para la mujer, el estado de conciencia de la persona con la que se acuesta, ya que la información espiritual quedará anclada en su memoria genética.


Estos intercambios energéticos desde mi punto de vista no suceden solamente en relaciones heterosexuales, ya que en parejas homosexuales también suele suceder que una de las dos personas cargue con más energía masculina o femenina que la otra, y viceversa.

 

 

Artículos mencionados en el texto:
https://spiritualaffair.wordpress.com/2017/08/27/shiva/
https://www.newscientist.com/article/mg22730313-500-semen-has-controlling-power-over-female-genes-and-behaviour/

 

Escrit per Víctor Baldirà.

Beneficios de la comunicación

La forma en que nos comunicamos ha ido cambiando a lo largo de la historia y con ello también las funciones o beneficios que nos proporciona dicha acción. Este proceso ha estado influenciado por la evolución psíquica que hemos experimentado dando lugar al desarrollo de nuevas necesidades y nuevos estilos relacionales.

La comunicación está en todas las especies animales, va implícito en la vida, está en todos los lugares y es imposible no comunicar. En nuestro caso, se ha perfeccionado cada vez más, desde la creación de símbolos lingüísticos en la prehistoria hasta el contexto actual, donde la comunicación ha tomado formas más veloces y complejas con nuestros dispositivos de última generación.

Hoy día, tenemos exceso de información, nos movemos como autómatas en nuestras rutinas viviendo rápido, desconectados del presente y asumiendo numerosas responsabilidades. Además, somos esclavos de un sinfín de creencias y prejuicios de los que a menudo no somos conscientes. Por otro lado, en las últimas décadas, hemos estado inmersos en un paradigma de consumo, bajo una potente influencia tecnológica y a la vez con cierto grado de “deshumanización” dando más valor a lo superficial y material que a lo esencial y puro. Esto, junto con muchas otras características de la sociedad actual, hace que la comunicación eficaz sea de especial relevancia y cubra necesidades que en el pasado no existían.  

Con este panorama, a menudo nos comunicamos mal, rápido, superficialmente y sin percatarnos de los resultados de dicha comunicación. Si ponemos consciencia a nuestra forma de comunicar y desarrollamos o reaprendemos las habilidades necesarias, seremos capaces de obtener muchos beneficios y cubrir ciertas carencias emocionales y psicológicas que tenemos; ayudándonos a obtener mayor bienestar.   

¿Qué gano comunicándome?

El ser humano es un ser social, necesita, ahora más que nunca, sentirse conectado con los demás, acompañado, integrado, reconocido y escuchado. Muy a menudo no nos escuchamos ni a nosotr@s  y mucho menos sabemos escuchar a los demás. Escuchar de verdad, sin prejuicio, con atención plena y presencia, no es una habilidad tan sencilla ni común como podría parecer. La principal función de la comunicación es ésta, sentir que no estás solo, que puedes compartir lo que te sucede y lo que sientes, que al otro también le sucede lo mismo, y que tienes tu lugar y formas parte de algo más grande. Algo simple pero a la vez difícil, por el ritmo y los malos hábitos que hemos adquirido.

Muy a menudo, cuando decimos: “para que voy a hablar con el/ella si no lo va a entender” “no servirá de nada que se lo diga” reducimos el acto de comunicar a un solo objetivo: llegar a acuerdos, entendernos o conseguir tomar una decisión conjunta. Aunque ésta es una función importante y adaptativa para vivir en sociedad, no es, ni mucho menos la única ni la más relevante.

Debemos entender que la comunicación puede cubrir muchas otras funciones, no solo interpersonales; cómo la que acabamos de nombrar; sino intrapersonales. Éstas últimas son muy importantes para la salud psíquica y emocional de los seres humanos.

No solo nos comunicamos con los demás, sino que usamos el lenguaje para comunicarnos con nosotr@s mism@s. Nuestra voz interior nos influye constantemente en cómo nos sentimos y qué comportamiento tomamos. Esta voz interior, debe tener contacto y coherencia con la externa, es decir, lo que expresamos o mostramos a los demás; sino, corremos el riesgo de entrar en disonancia y contradicción y sufrir las consecuencias, entre ellas el sentirnos desconectad@s llegando a no saber ni quién somos.

Así pues, comunicar lo que pensamos, sentimos…nos permite ser coherentes dando lugar a nuestra voz interior; nos permite conocernos mejor, conectar y ser más conscientes de nuestra forma de pensar, funcionar, sentir, actuar…, aceptarnos y darnos permiso para el cambio si así lo decidimos, tomando decisiones más adaptativas con más seguridad.

También, exteriorizando esta voz interior, marcamos nuestro espacio en la relación y en la sociedad, marcamos nuestro rol y nos valoramos. Expresando, permitimos que salgan nuestras ideas, creencias, sentimientos, nos juzgamos menos y confiamos más, dando un lugar fuera a lo que nos pasa por dentro. Afecta pues, directamente nuestra autoestima y amor propio.

Otra función intrapersonal de la comunicación, es ayudar a digerir situaciones difíciles y dolorosas, hacerles frente y no permitir que se bloqueen creando más sufrimiento. Hablar de lo que nos sucede y de cómo lo vivimos potencia la capacidad de poner en marcha los recursos para la aceptación y adaptación a lo sucedido. Por ejemplo, facilita que podamos tomar distancia, organizar la información y ver otros puntos de vista, sentir que es más llevadero, desidentificarte con las emociones negativas, valorar la dimensión de la situación, sacar aprendizajes…además de ayudarnos a ver las implicaciones de lo sucedido para poder atender las nuevas necesidades, internas o externas.

Comunicar emociones, nos ayuda a canalizarlas y gestionarlas, por ejemplo sintiéndonos aliviados y descargados en emociones desagradables y más satisfechos y reconocidos en emociones agradables. A veces, permitirte, tomar contacto y aceptar ciertos sentimientos o emociones no es fácil, pero necesario para la superación y adaptación a lo acontecido; comunicarlo nos ayuda, incluso para perdonarnos por haber sentido o pensado de cierta forma.

Son muchísimas las funciones interpersonales de una comunicación eficaz, a continuación nombro algunas que considero relevantes:

-Compartir para aumentar placer y satisfacción en las relaciones.

-Llegar a acuerdos y tomar decisiones conjuntas, funcionar en proyectos comunes.

-Que nos conozcan y con esto nos sintamos, cómodos, respetados, valorados, reconocidos…dentro de la relación o del grupo.

-Dar y recibir información para crecer y aprender.

-Determinar el tipo de relación que queremos, marcar límites y necesidades relacionales.  

-La comunicación emocional facilita sentimientos de empatía, complicidad, unión y amor con el otro.

-Pedir y ofrecer ayuda, favoreciendo sentimientos anteriores, además del de utilidad y agradecimiento.

-Conseguir objetivos concretos, apoyos, mayor compromiso y motivación.

-etc.

En conclusión, la comunicación eficaz es un PUNTO clave para que funcionen y se fortalezcan nuestras relaciones pero también lo es para adaptarnos, atendernos y sentirnos bien. La comunicación eficaz nos da consciencia y nuevas visiones de nosotr@s, de los otros y del mundo, nos ayuda a cambiar, aprender y evolucionar. Es a través de los intercambios que crecemos, y la comunicación (lenguaje verbal y no verbal) nos permite este intercambio en la relación con los demás y en la relación con nuestro Yo, con nuestra esencia.

Gemma Vidó, Psicóloga Integradora.

Reflexión sobre el perdón

El perdón es un concepto que, durante mucho tiempo, nos ha venido explicado desde la religión como una acción necesaria para ganarnos el cielo y ser buenas personas. Nos enseñaron, por ejemplo, que aprender a perdonar es una habilidad que nos ayuda a trascender esta vida con más paz. Sin hacer un análisis profundo, se ha entendido que perdonar es poco más que olvidar, haciendo un gesto de solidaridad y hacer como si el hecho no hubiera pasado. Se ha entendido el perdón cómo un acto de amor hacia al otro, nada más lejos de la realidad.

Pero…, ¿Esta visión del perdón nos ayuda? Des de un punto de vista psicológico, ¿Cómo podemos entender el perdón para que nos sea útil? ¿Qué funciones o beneficios tiene? ¿Qué quiere decir realmente perdonar para qué nos pueda liberar de verdad?

En el presente artículo, pretendo profundizar en el concepto, dando un poco de luz a estas preguntas y facilitando que reflexiones sobre el tema y te pueda ayudar a cambiar tu percepción si así lo deseas.

Quiero clarificar que, entenderlo de una forma u otra nos va a influenciar en la manera de percibir el dolor de traición, de relacionarnos con los demás cuando este dolor se produce y en la gestión de las emociones asociadas cómo la decepción, la rabia, frustración, ira, venganza, impotencia…

Ya es sabido, pero he podido experimentar a lo largo de estos años, que las personas que no han perdonado algo importante para ellas, a otra persona e incluso a la vida, a menudo, les ha quedado una herida abierta, a veces tan profunda que esto no les ha permitido conseguir la libertad de decisión, la tranquilidad del día a día o simplemente la resolución eficaz en los obstáculos que nos propone continuamente la vida.

PERDONAR ES CERRAR UNA HERIDA y, necesitamos tiempo para ello, y sin duda habilidades que no se suelen tener en cuenta y que no todo el mundo desarrolla. Por ello es importante, ser honestos y aceptar que, cuando todavía hay mucho dolor y no podemos tomar distancia, no estamos preparados para perdonar de verdad y que quizás necesitamos ayuda. Debemos permitirnos ese tiempo y espacio.

Hay una frase, muy extendida que seguro has oído antes: “Perdono, pero no olvido”. Desde mi punto de vista, generalmente detrás de esta frase hay una negación al dejar de resentir, es decir, hay una intención de perdonar, pero una incapacidad de dejar de sentir el dolor de traición, e incluso no quererlo olvidar para autoprotegerme en un futuro, cómo un mecanismo de defensa. Des de esta posición, esto NO es perdonar ni sanar la herida.

Por otro lado, si nos ceñimos a la frase literal y no le damos esta connotación, es un mensaje útil y sano. Me explico.

Perdonar no significa obviar todo lo que ha sucedido, de hecho, todo lo que nos sucede debe ayudarnos a aprender y reconducir nuestro camino. Entonces una experiencia de “traición” dónde se produce un dolor significativo, una herida, debe servir para aprender y cambiar ciertas cosas, muchas veces de nosotr@s o a veces de la relación. Una vez que perdonamos, seguramente será útil cambiar parte de nuestra actitud o comportamiento en coherencia a lo aprendido, dando un nuevo sentido al dolor vivido.

Por ejemplo, puedo sentirme traicionad@ por una amistad de toda la vida, en algo muy importante para mí. Perdonarla no significa que deba tener la misma relación que tenia antes de la experiencia dolorosa, ni significa que siga siendo mi amig@. Quizás entiendo que la experiencia me ha hecho ver que la relación, tal y como era, había llegado a su fin y esto hace que haya un distanciamiento y cambie todo. Pero eso si, PERDONAR es curar la herida. No cabe el resentimiento, sino no habré perdonado de verdad. Por lo que, puedo no olvidar la existencia de la experiencia, porque esta me hizo cambiar la percepción y el rumbo de la relación, ayudándome a avanzar en el camino, pero si puedo olvidar (trascender) el dolor y conseguir interpretar la experiencia de otra manera.

Hay personas que, después de haver creado una familia, se han sentido traicionadas por su pareja, se han separado y después de algún tiempo han conseguido sanar sus heridas. Han podido perdonar de verdad y han logrado tener una relación distinta, satisfactoria y sin resentimiento; más sana y útil también para los hijos.

Entre las habilidades que requiere saber perdonar se encuentran la empatía, el transitar (no bloquear) el dolor sentido, la honestidad con uno mism@, el permitirse compartirlo y gestionarlo, el saber reconocer parte de responsabilidad, el relativizar, la comprensión, entender i aceptar que todos cometemos errores, la flexibilidad, permitirnos escuchar y cambiar de opinión… Pero también es necesario entender el PERDÓN como una forma de ayudarme a mi, curarme la herida, evolucionar y encontrar la paz interior.

Perdonar al otro es también perdonarme a mí, es un acto de autoaceptación y amor propio. Cuando algo nos genera una herida muy grande, de traición, es porque en nosotros hay una sensibilidad a ello, una expectativa, unos juicios o creencias de cómo deben ser las cosas… Esto nos da la oportunidad de indagar y preguntarnos porque aquello nos ha hecho tanto daño. De esta manera podemos conocernos mejor y quizás hacer algunos cambios en nuestro beneficio para adaptarnos y sentirnos bien. Cuando aprovechamos el dolor como vehículo de transformación es un acto de amor y una magnífica oportunidad para mirar hacia adentro, crecer y evolucionar.

Por otro lado, es muy probable, que descubramos que lo que consideramos “traición” es alguna actitud que no aceptamos en nosotr@s mism@s, lo que escondemos y reprimimos en la sombra… Hay que tener en cuenta que en nosotr@s esta el TODO, blanco y negro, bueno y malo, agresividad y tranquilidad… Voy a poner un ejemplo.

Pongamos que mi pareja me es infiel. Evidentemente, es muy probable que yo no acepte esto y me provoque un gran dolor de traición. Pero cuando yo PERDONE de verdad, al margen que deje la relación y haga todos los cambios que crea necesarios, entenderé y aceptaré que yo me estaba siendo infiel a mi misma en otro aspecto de la vida, o que también yo podía serle infiel. Hasta me puedo encontrar en una situación dónde me sienta tentada y lo acabe haciendo. Es aceptar que soy humana y tengo todas las opciones en mi: las que están bien vistas y las que no me gustan tanto o no me identifico. Ser flexible también es ser libre para decidir, aceptar y reconocer en nosotr@s todas las posibilidades.

En conclusión, perdonar solo para que el otro se libere no es un acto de perdón sano, es un acto de sacrificio y un perdón ficticio. Si no encontramos el sentido más profundo de la experiencia no nos podemos curar la herida, que es el principal beneficio del perdón.

Si esta es nuestra tendencia, forzarnos a perdonar para que el otro se sienta mejor, este acto no será más que una carga a largo plazo. El perdón sano debe venir de una intención real interna de ayudarnos, autoestimarnos y seguir avanzando.

Cuando somos conscientes que nosotr@s hemos provocado un dolor ajeno, y nos sentimos culpables, pedir perdón nos puede ayudar, pero lo más importante es perdonarnos nosotr@s mism@s y trabajar la culpa. Aunque este ya es un tema que puede dar lugar a reflexión en otro artículo. 

Gemma Vidó Psicòloga Integradora col.16184

El entramado de las mentiras

Cuando mentimos construimos una realidad alternativa distinta a la que realmente percibimos. Esta realidad la acompañamos con nuestra actitud y comportamiento para hacerla creíble y también la complementamos con creencias que la sustentan y le dan coherencia.

Mentir bien requiere un ejercicio de inteligencia, memoria e incluso creatividad. Es algo difícil ya que si confundimos las dos realidades, la que percibimos y la que inventamos, perderemos la coherencia y la mentira será descubierta. De ahí la frase “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”.

¿Quién no ha mentido alguna vez? Está en la condición humana desarrollar esta “habilidad” ya que tenemos la capacidad metacognitiva de pensar sobre lo que pensamos. Cuando, en un momento dado, lo que pensamos o sentimos no es aceptado o puede poner en riesgo nuestra supervivencia, podemos usar dicha “habilidad” para sobrevivir.

De hecho, aprendemos a mentir desde pequeños probando y experimentando para intentar cubrir necesidades e intenciones con el menor esfuerzo. De esta manera, vamos descubriendo cómo funciona nuestro “micromundo” y dónde están los límites. Dependerá de la educación, de lo útil que nos haya sido mentir y de la consciencia de las consecuencias, entre otras cosas, que de adultos adoptemos una postura más o menos mentirosa.

Se puede entender que existen muchos tipos, niveles e intensidad de mentiras. Por ejemplo: un niño puede mentir diciendo a su madre que le gusta mucho la comida que le ha preparado, cuando simplemente encuentra la comida “comestible”. O uno puede mentir en el trabajo cuando se conforma con las vacaciones que le han impuesto sin decir a nadie que le parecen injustas. Omitir o no ser 100% sincero se podría considerar que es mentir, pero todos sabemos que actuar así en nuestras relaciones no siempre es possible ni la mejor opción; ni para nosotr@s ni para los que nos rodean.

Entonces, hay que diferenciar entre un no ser 100% sincero, que nos puede ayudar para adaptarnos a un contexto o situación particular (como decir una mentira trivial, concreta, “piadosa” sobre algo lejano a nuestros valores), y una MENTIRA, en mayúscula, que choca frontalmente con nuestras principales creencias y es incompatible con nuestro sentir y nos va a traer y acumular muchos problemas.

Dicho esto, aunque a veces es difícil diferenciar entre esta actitud adaptativa y mentir de forma insana, en este articulo quiero ofrecerte una reflexión sobre las consecuencias i relaciones de ésta última, para ayudar a conocerte mejor y distinguir la diferencia.

Cuando mentimos, al inventar otra realidad, automáticamente creamos un choque de esquemas mentales, a menudo incompatibles, que generan una confusión hasta el punto de engañarnos a nosotr@s mism@s, creyendo nuestras propias mentiras sin ni siquiera ser conscientes de ello, llegando a desdibujar nuestra verdad y por extensión nuestra identidad.

Cuando las personas vivimos en conflicto durante cierto tiempo aparecen consecuencias de malestar emocional como tensión, incomodidad, incomprensión e inseguridad que, si no resolvemos, pueden desencadenar en síntomas psicológicos e incluso enfermedad.

Mantener una mentira requiere mucha energía, atención y memoria. Esto nos puede conllevar un desgaste mental i físico, que se puede hacer permanente, ya que la invención puede requerir de otra invención sin encontrar fin (una mentira lleva a la otra). De esta manera limitamos nuestra libertad y nos convertimos en rehenes dentro de una celda cada vez más pequeña. Una vez entramos en este bucle, dejamos de decir lo que realmente sentimos y pensamos, alejándonos y desconectándonos de nuestro verdadero ser, de nuestra esencia y de lo que necesitamos; perdiendo nuestra capacidad de escucharnos y por ende, de adaptarnos.

Al mentir no aceptamos ni respetamos nuestra forma de ver el mundo y nos estamos diciendo que no está bien sentir o pensar así. Por consiguiente, no aceptamos parte de nosotr@s y juzgamos nuestras creencias y nuestro sentir. Lo que se traduce en cierta forma de autoflagelarse, perdiendo autoestima y autoconfianza. Además, mintiendo no hacemos frente a los prejuicios, miedos e inseguridades que hay detrás, por lo que éstos nos ganan terreno.

En las relaciones, la perdida de confianza y la imposibilidad de establecerlas de forma autentica profunda y satisfactoria, son las principales consecuencias. La mentira en la interacción genera en el receptor que infravalore la palabra del que miente y a la misma persona. El que miente se puede sentir inferior, culpable y rechazado, sobre todo cuando la mentira es descubierta. Además, en las parejas las mentiras fomentan las dinámicas de control y dependencia. En grupo, cuando mentimos perdemos la capacidad de autoridad, influencia y/o “liderazgo” y el atractivo o carisma que nos podría llevar al éxito social, laboral y personal.

¿Si mentir no nos ayuda a largo plazo, por qué seguimos haciéndolo?Detrás de la mentira puede haber muchas motivaciones, la mayoría de las veces inconscientes.

Como hemos dicho, empezamos a mentir en edad temprana para conseguir ciertas cosas o evitar ciertas responsabilidades o consecuencias de castigo o represalias. Si no evolucionamos y nos quedamos en una etapa inmadura, podemos seguir de adultos mintiendo por los mismos motivos.

El miedo a dar una imagen predeterminada y no ser aceptados por el grupo (o por el otro) és una de las principales causas. Vivimos llenos de prejuicios. De pequeños nos han enseñado a categorizar las cosas en “bueno y malo”. Si la realidad que vivimos (percibimos) la consideramos como “mala”, puede que nos sea fácil mentir para no correr el riesgo de ser juzgados ni excluidos y evitar además el sentimiento de vergüenza. Somos seres sociales que necesitamos sentirnos integrados y reconocidos por el grupo, sentir aceptación y validación está en nuestro ADN. El miedo de correr este riesgo, dependerá de nuestra propia validación y aceptación hacia nosotr@s mism@s, y del grado de dependencia emocional en nuestras relaciones. A veces, llegamos a justificar que mentimos para no hacer daño al otro. “Las verdades duelen” es una frase que nos ha calado como sociedad, puede ser cierto, pero a largo plazo nunca duelen más que las mentiras.

A veces, hemos entrado en una dinámica y simplemente seguimos mintiendo para mantener mentiras anteriores y no perder la coherencia, llegando a automatizar la conducta y generalizarla en distintos ámbitos de nuestra vida.

Hay otras mentiras que hasta nosotr@s nos las creemos porque no estamos preparad@s a afrontar y aceptar una verdad demasiado dura (impactante) o opuesta a nuestros principales esquemas mentales. A menudo, en estas situaciones, construimos pensamientos de autoconvencimiento para intentar mantener esta mentira como una verdad. Es el caso de cualquier tipo de negación cuando perdemos de repente a un ser querido.

Si nos fijamos, en general, mentimos para evitar algo (que no queremos hacer, que no nos gusta, que no podemos aceptar, que creemos que nos hace daño o no es bueno…) y mintiendo es justamente cuando más incrementamos el riesgo de provocarlo.

Somos los más perjudicados de nuestras propias mentiras. La mentira es algo que esta en nuestras vidas y es interesante tener presente lo que hay detrás, tanto para conocernos mejor y no caer en sus trampas como para gestionar bien cuando nos mienten; pero esto último ya es otro tema para reflexionar.

Gemma Vidó Psicòloga Integradora col.16184

Consejos dietéticos para el confiamiento

La noticia de la pandemia del Coronavirus nos ha afectado a tod@s en mayor o menor medida. Una gran mayoría nos hemos visto obligados a dejar nuestros trabajos y estamos a tiempo completo al cuidado de nuestros hijos, de nuestra familia y de tratar de pasar las horas en casa lo mejor posible.  

Son momentos delicados para tod@s, donde se hace indispensable una buena gestión emocional y organización familiar para llevar esta situación excepcional de la mejor forma posible, ya que nadie sabe hasta cuando durará.  

En este marco, además de tomar las precauciones necesarias para evitar el contagio, es importante mantener nuestra salud física, mental y emocional. A nivel orgánico, es nuestro sistema digestivo el que sale más perjudicado, ya que tendemos a compensar las carencias emocionales, o la mala gestión del estrés, comiendo cualquier cosa y en demasiada cantidad. Además, a todos nos repercute esta pandemia y esta situación se hace difícil de digerir. Es por eso, que nuestras digestiones pueden ser más pesadas.  

Aquí os propongo algunos consejos para mejorar nuestra salud en general y ciertos hábitos dietéticos para tonificar nuestro sistema inmune y regular nuestras digestiones.  

Ante todo, es importante crear y cumplir ciertas rutinas para gestionar mejor el día: dejar espacio para el descanso, la higiene personal, procurar momentos a solas, momentos para compartir, preparar comidas, distribuir tareas como la limpieza, ir a la compra, tirar la basura, respetar el orden de cada estancia, promover el ocio familiar e individual, el estudio, la lectura y el ejercicio.  

A continuación, comparto algunos consejos para estimular el Sistema Inmune, alcalinizar el cuerpo y mejorar el Sistema DigestivoDe esta manera podremos hacer frente de una forma más efectiva a las adversidades que se puedan presentar.  

*Debemos POTENCIAR: 

*Alimentos de temporada ecológicos, integrales y de cercanía 

*En ayunas: agua tibia con el zumo de medio limón y un poco de bicarbonato  

*Te verde, manzanilla, chai (de especies), tomillo y roiboos 

*Añadir a las infusiones: miel, canela en rama, piel de limón y rebanadas de gengibre 

*Tomar agua natural o infusiones entre comidas  

*Empezar las comidas con algo crudo y continuar con lo cocido (cocciones ligeras) 

*Frutas y verduras crudas entre comidas o al principio de la comida (sobretodo las de color naranja, amarillo, rojo y verde oscuro) 

*Consumir algas: en las ensaladas o al hervir verdura, arróz o legumbres 

*Consumir ajo y cebolla (mejor crudo) 

*Alimentos picantes: ajo, guindilla, pimienta, gengibre, clavo…  

*Fermentados: salsa de soja, miso, umeboshi, kéfir, chucrut, picles… 

*El pescado preferiblemente de tamaño pequeño  

*Carnes magras, sobretodo de pollo, pavo y conejo 

*Terminar la ducha con agua fría, empezando por los pies y terminando por la cabeza 

*Limpiar los pies antes de acostarse terminando con un toque de agua fría 

*EJERCICIO: hacer rutinas o clases dirigidas online de yoga, estiramientos o ejercicio más dinámico según la necesidad terminando con una pequeña meditación. 

*Debemos EVITAR: 

*Alimentos alérgenos, sobretodo leche de vaca y derivados, azúcar blanco y trigo (pan, pasta, bollería industrial…)  

*Comer demasiado 

*Picar entre comidas 

*Bebidas frías o gaseosas (sobretodo durante las comidas) 

*Fritos y guisos grasientos 

*Alcohol, tabaco 

*Contaminación ambiental, acústica, visual… 

*Situaciones de estrés: discutir, programas de televisor agresivos…  

*Comer con el televisor encendido (sobretodo si son notícias) 

*Ir a la compra con sensación de hambre 

COMPLEMENTOS DIETÉTICOS ACONSEJADOS: 

*PROBIÓTICO 1 en ayunas      

*VITAMINA C 1-3g al día  

*MULTIVITAMÍNICO con el desayuno 

*ECHINACEA + PROPOLIS (caramelos, comprimidos o gotas)  

Cuantas más cosas de las que te comparto puedas incorporar en tu día a día, mejor te vas a sentir y terminará repercutiendo en tu entorno. El confinamiento es una gran oportunidad para empezar a cuidarte de verdad, ser el mejor ejemplo para tu familia y contagiar a los tuyos de hábitos saludables a mantener a largo plazo. 

Cabe decir que estas recomendaciones son generales y estan dirigidas a personas sanas, sin problemas graves de salud ni tratamientos médicos. Para un asesoramiento personalizado más completo y adaptado a tus necesidades, puedes contactarme para realizar una consulta online al correo somun.sonia@gmail.com o llamando al teléfono 972 483 993. 

¡Que aproveche!  

Salud, 

Sònia Torres 
Enfermera y terapeuta holística, experta en nutrición. 

Comprometidos con el compromiso

Hoy en día, sabemos que la incapacidad para establecer compromisos supone un gran problema ya que bloquea el avance y logro de nuestros objetivos y sueños, e influye a la hora de establecer relaciones sanas, vincularse con éxito y, por tanto, adaptarse socialmente.  

Según las palabras de S. Lehman Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad. Es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones. Es la acción que habla más alto que las palabrasEs hacerse el tiempo cuando no lo hay. Es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas. Compromiso es el material con que se forja el carácter para poder cambiar las cosasEs el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo. 

El experto en liderazgo y coaching James Selman dice: «Yo soy responsable por algo que ocurrirá en el futuro que no ocurrirá en ausencia de mi compromiso». 

La importancia de esta conceptualización, ha calado bastante en la sociedad, sobre todo en el ámbito laboral. Es evidente que hay situaciones que requieren la capacidad de comprometerse firmemente para conseguir éxitos, evolucionar y adaptarnos, pero la mayoría de nosotros no nos percatamos de la cara oscura del compromiso mal gestionado, de las limitaciones que nos puede suponer ni de sus trampas y complicaciones. 

El manejo útil y sano del compromiso en nuestra sociedad és más complicado y extenso, es un arma de doble filo que nos genera muchos retos. El presente artículo pretende clarificar y ofrecer a reflexión algunos elementos relevantes de todo este entramado.  

EL ARTE DE MANEJAR “EL COMPROMISO”  

Des de temprana edad, a través del proceso de educación y socialización, nos damos cuenta que el COMPROMISO es un VALOR que cobra especial relevancia a medida que nos hacemos mayores y vemos que es necesario gestionarlo bien para la adaptación al entorno, la salud psico-emocional e integración y la consecución de objetivos.  

Somos seres sociales y para la convivencia y el buen funcionamiento entre nosotros nos enseñan el llamado “Compromiso Cívico a través de normas sociales y leyes que hay que seguir. Además, en nuestra sociedad, se valora la extensión de este concepto a muchas otras áreas, cómo el compromiso que adoptamos en algunos contextos (trabajo, familia…), el compromiso con las personas (amistad, pareja, hijos…), o el compromiso con nosotros mismos, con nuestros propios valores o creencias. Algunos de estos compromisos son explícitos, incluso a veces escritos (como puede ser un contrato laboral o un acta de matrimonio) mientras que otros son implícitos derivados de normas implícitas, incluso a veces inconscientes e involuntarios.  

Existen muchos tipos de compromiso según dónde pongamos el foco, y esto nos debe hacer pensar que hay que tener en cuenta muchos elementos para construir saludablemente el significado global de este constructo, concepto más complicado de lo que aparentemente parece.  

El compromiso está asociado al concepto de obligación y/o responsabilidad, y se manifiesta siempre dentro de un rol determinado, teniendo en cuenta que, la forma que tiene el ser humano de entender y llevar a cabo cualquier rol viene condicionada por numerosos elementos cómo son las creencias, la experiencia, el conocimiento, la edad, el contexto…esto genera que la forma de percibir, la capacidad de asumir y el impacto psico-emocional de un mismo compromiso sea distinto en una persona u otra.  

Si nos centramos en el aspecto más psicológico, aprender a comprometernos nos ayuda a planificar, orientarnos a nuestro objetivo, no perderlo de vista y mantenerlo, facilitando conseguir nuestra meta. Por ejemplo, cuando nos comprometemos a hacer una dieta, ir a un gimnasio, seguir un tratamiento, conseguir un trabajo, dejar de fumar… cualquier reto que nos podamos poner en la vida, exige un nivel de compromiso, bien con nosotros mismos e incluso con otras personas.  

Es evidente que el compromiso nos ayuda a integrarnos en el grupo, a funcionar correctamente como cuando seguimos las normas sociales, señales de tráfico… pero también nos ayuda a tener autoridad, tener palabra ante los demás y por ende, generar confianza a nuestro entorno, como puede ser el caso de la educación. Unos padres que no mantienen el compromiso con lo que dicen no consiguen autoridad por parte de sus hijos. El valor de la palabra pasa por cumplir lo que uno es capaz de manifestar con sus palabras. Otro ejemplo de esto es la confianza que se genera en una relación de amistad que dependerá de la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, es decir, el compromiso de la palabra nuevamente. Observar gestos de compromiso va asociado a personas serias, maduras, educadas, coherentes con las que se puede confiar, esto puede ayudar, en nuestra sociedad, a la “buena imagen” y para alcanzar gran variedad de éxitos personales. 

Por otro lado, tener la capacidad de comprometerse nos ayuda a obtener sensación de control sobre las cosas o las situaciones. Con los compromisos marcamos el camino. Nos da la sensación que podemos decidir u prevenir que sucederá después, crear expectativas y anticiparnos o guiar al comportamiento, y esto hace que confiemos en la vida, en el otro y en nuestra capacidad. Del mismo modo que, adquirir unos hábitos de pequeño ayuda al niño a tener seguridad i calma.  Siguiendo con esta lógica, si el compromiso nos puede dar confianza y valor en nosotros y en el otro és evidente que ayuda a nuestra autoestima definiendo parte de nuestra autoimagen.  

LO DICHO HASTA AHORA, es solo una cara del compromiso, una manera de entenderlo que, aunque positiva y generalmente muy útil, es insuficiente y a veces puede imponerse con demasiada fuerza sobre otras formas de comprender dicho concepto. Reflexionemos un poco sobre otras maneras que nos pueden ayudar a manejarnos mejor des de un punto de vista psicológico. 

Hay veces que el compromiso nos aleja de nuestro centro y nuestras necesidades más profundas. Asumimos obligaciones que no escogemos, ni siquiera a veces nos planteamos; asumimos compromisos de forma ilimitada en el tiempo sin tener en cuenta que el entorno y nosotros mismos somos inevitablemente cambiantes, por lo que es posible que dichos compromisos nos perjudiquen y nos bloqueen sino los renovamos. Asumimos compromisos sin información ni consciencia de los elementos asociados o implicados o simplemente asumimos compromisos por y para los demás, priorizando la integración al grupo o las necesidades de los seres queridos sin darnos cuenta que es un camino autodestructivo y que, a largo plazo, no ayuda a nadie y mucho menos a nosotros mismos.  

Por ejemplo, los compromisos ya establecidos por norma que se firman en un contrato de matrimonio de forma indefinida, cuando ni siquiera podemos saber si seremos capaces de cumplir, ya que no sabemos cómo pueden cambiar los sentimientos, que recursos podemos tener en determinadas situaciones o que personas o experiencias se pueden cruzar. O el compromiso que hacemos en nombre de la amistad que nos puede suponer un sacrificio y una incoherencia con lo que pensamos o sentimos. E incluso el compromiso implícito que viene dado con el rol de padre o madre es cambiante con los años y la edad, y sino lo renovamos, nos puede alejar de nuestro centro y en ocasiones, traer dificultades en la relación de pareja y con nuestra descendencia.    

Entonces, es claro que el compromiso mal gestionado también puede llevar a la desconexión con uno mismo, a la baja autoestima, a la desadaptación del entorno, a la perdida de libertad personal, al bloqueo de la autorealización, etc.   

Para poder reflexionar sobre la gestión de nuestros propios compromisos puede resultar útil que nos planteemos algunacuestiones:  

  • ¿Qué necesidad cubre este compromiso? ¿De dónde nace?  

Mayoritariamente, en la madurez e independencia, debo tener una conexión con mi esencia personal, dar respuesta a una motivación interna, además de a una demanda que proviene del exterior. Si mi motivación solo proviene de una demanda externa, conviene conectar con la necesidad relacional y/o social y asegurarse que no entra en conflicto con lo personal.  

  • ¿Por cuánto tiempo me comprometo? 

 El compromiso debe ser con posibilidad de renovación, a plazo limitado ya que siempre cambia todo: el contexto, las situaciones y nosotros mismos.  

  • ¿Tengo consciencia e información de los elementos que implican dicho compromiso? 

A veces tenemos información, pero no la queremos ver, nos gana la ilusión del beneficio que nos puede dar a corto plazo dicho compromiso, o simplemente no nos esforzamos para averiguar dicha información.  

  • ¿Es una acción pensada o simplemente una reacción?  

Las reacciones las hacemos por impulso y normalmente desde la desesperación y el intento de cubrir necesidades internas inconscientes. Hacerlo des de este punto no es siempre la mejor opción.  

  • ¿La mayoría de compromisos son conmigo mism@ o son con los demás?  

Esto nos puede dar una idea de nuestra Autoestima y de la importancia que le damos al camino que realmente queremos seguir y no el que los demás desean o esperan de nosotros.  

  • ¿Qué grado de esfuerzo me va a suponer? ¿Es un sacrificio 

Saber mínimamente lo que supone comprometernos en la práctica. Escuchar nuestra intuición y tener en cuenta experiencias pasadas, también para saber si es el momento de asumirlo o no. Debemos conocer nuestros puntos fuertes y nuestras limitaciones y decidir si es lo más conveniente.  

Debemos pensar en la conveniencia o no de un compromiso antes de asumirlo, para uno mismo y para los demás, teniendo en cuenta que ya en muchas ocasiones lo haremos de forma automática e inconsciente y no podremos percatarnos hasta percibir las consecuencias. Entonces, es importante poderse dar el beneficio de la rectificaciónaunque sea en la forma de asumir dicho compromiso.  

¿Te comprometes contigo mism@ a entender el compromiso de una forma más madura y flexible? 

Gemma Vidó Psicòloga Integradora col.16184 

Las oportunidades del confinamiento en la crisis del Coronavirus

Cualquier crisis, nos invita a salir de nuestra zona de confort, provocando, en individuos sanos psicológicamente, mayor consciencia sobre la situación y la movilización de recursos para hacerle frente, generando aprendizaje y una nueva adaptación. Así que, las crisis siempre son una oportunidad de aprendizaje y de cambio, necesarias para la evolución. 

Tener presente esta visión de las crisis es útil, porque encontramos un sentido y/o un significado dándonos cuenta de que conllevan cosas positivas y que el sufrimiento nunca es en vano. Si somos conscientes en el momento en que la estamos viviendo, esto nos ayuda a aceptarla mejor, a sentir menos dolor y a movilizar los recursos con más rapidez. 

La actual crisis sanitaria del “coronavirus”, no es una excepción; así que es aconsejable darle un significado, una comprensión válida a lo que nos esta sucediendo, y sacar nuestro potencial para aprender de ello y evolucionar. 

En este sentido, es de especial relevancia, escucharnos emocionalmente para que cada uno de nosotros encuentre su propio significado y su propia oportunidad de aprendizaje.

Con la intención de acompañaros y ayudar a motivar lo anterior; a continuación, os planteo algunas de estas oportunidades que podemos compartir, debido a todo aquello que nos unifica como seres humanos y como sociedad. 

*Aprender a PARAR y estar más con nosotros mism@s
Esta crisis nos obliga a bajar el ritmo frenético que muchos de nosotr@s llevamos y a reestructurar nuestra rutina, estableciendo prioridades y percatándonos de cuales son aquellas cosas que tienen verdadera importancia. El confinamiento nos da tiempo para atender mejor nuestro descanso, saborear mejor nuestras comidas, hacer las tareas buscando el disfrute y sin prisa… Parar y aburrirnos también nos permite incrementar la creatividad y hacer uso del humor, además de valorar la comunicación como forma de entretenimiento, acompañamiento y desahogo… Por otro lado, estar con nosotr@s mism@s facilita hacer una mirada hacia adentro para conocernos mejor, saber que queremos realmente y atender aquellas necesidades psicológicas internas que se puedan estar dando y no hayamos escuchado antes. Por ejemplo: puede suceder, que al escucharnos nos demos cuenta que no nos gusta nuestro trabajo, que tenemos muchos miedos, que hay un problema de adicción, que no compartimos nada con la pareja o que debemos cambiar la relación con nuestros hijos… En definitiva, bajar el ritmo y conectar con nosotr@s, es una forma de bajar el ruido y percibir las cosas de forma más clara. 

*Aprender la importancia de vivir en el presente
En nuestra sociedad, igual que en la crisis, todo sucede muy rápido y para tener recursos para vivirlo sanamente debemos sacar de nosotr@s la habilidad de estar mayoritariamente, en el presente, para no perdernos en la huella del pasado o en la preocupación del futuro. Este aprendizaje nos ayuda a sentirnos más tranquilos, capaces y a disfrutar más de cada momento. También, nos permite darnos cuenta del valor del TIEMPO, que en realidad es lo único que se nos concede y se nos quita sin decidirlo, lo único que se nos acaba de verdad. Cuando aprendemos esto nos responsabilizamos de lo que hacemos con él, decidiendo en qué lo invertimos, con quién lo compartimos y cómo queremos vivirlo.  

*Tomar consciencia de la necesidad de las muestras de AFECTO
Con esta crisis podemos conectar con la importancia del contacto físico entre los seres queridos, y sentir los efectos de lo que supone un abrazo, una palmada en la espalda o simplemente dar la mano o masajear al otro, cosas que nos han sido limitadas. Otras muestras de afecto, cómo el apoyo simbólico a los sanitarios, los gestos de solidaridad entre vecinos…nos vuelven a conectar en que somos seres humanos que necesitamos relacionarnos afectivamente con las personas, por què nos nutre y nos hace mejores. No es suficiente relacionarnos telemáticamente, aunque en este momento es un gran recurso. En una sociedad dónde cada vez ha cobrado más poder la individualización, las máquinas y la tecnología, hace falta volver un poco a la humanización y los afectos, y darnos cuenta que todos somos iguales en lo más profundo y esencial, rompiendo prejuicios y estereotipos

*Hacer de la comunicación un pilar esencial
Tenemos la oportunidad de aprender a sacar más partido a la comunicación, por un lado, comunicarnos más y de distinta forma dentro del marco con quien convivimos, haciendo frente y resolviendo las carencias que pueden haber, conociéndonos mejor entre nosotr@s y creando vínculos más fuertes y de calidad. Por otro lado, conectar con la importancia que tiene a nivel social dicha comunicación para sentirnos unidos, integrados, fuertes y tenidos en cuenta.

*Observar lo afortunados que somos 
Debemos fijarnos, por ejemplo, en la suerte que tenemos por la capacidad de movilidad, libertad e independencia. Aprender a ser más empáticos con los sectores sociales dependientes o vulnerables, dónde esto que a la mayoría nos parece tan difícil (como el quedarse en casa), llevan haciéndolo mucho tiempo. También lo afortunados que somos en muchas otras áreas que no habíamos valorado. Como, por ejemplo, la vida que hemos construido o sentirnos afortunados por quién tenemos a nuestro lado…

*Entender, tolerar, respetar y fomentar el agradecimiento 
Hay muchas formas de vivir, percibir y sentir la crisis; y todas ellas tienen un motivo y hay que aprender a respetarlas.  La Crisis actual nos permite conocer mejor y aceptar la verdadera naturaleza del ser humano, tenemos la oportunidad de aprender a dejar de lado el juicio, ampliar la capacidad de comprensión y entender la limitación de cada persona. Se dice que, ante las crisis, sale lo “mejor y lo peor” de cada uno. Esto nos ayudará también a saber qué personas son más importantes para nosotr@s y cuáles nos son también más sanas. En este momento lo que podemos hacer unos por otros cobra especial relevancia, por lo que nos facilita la oportunidad de ayudar a los demás y fomentar la actitud de agradecimiento, un valor que ha ido perdiendo fuerza. 

*Ser más conscientes del impacto que tenemos sobre el planeta
Por último, creo necesario mencionar, las consecuencias climáticas positivas que esta teniendo esta crisis, en tan poco tiempo. Si nos percatamos de la dimensión de nuestro impacto en la tierra, cada uno de nosotr@s puede responsabilizarse, concienciarse y sentirse motivado para poner su grano de arena y ser, como individuo y como sociedad, el gran cambio en esta lucha de urgente necesidad. 

Por Gemma Vidó, Psicóloga Integradora col.16184